Volver al Indice de Monografias

PRESERVACIÓN DEL MEDIO AMBIENTE
(el artículo 41 C.N.)

La definición de medio ambiente y otros conceptos generalmente asociados (ecología, ecosistema, calidad de vida, etc.) ha ido evolucionando hacia distintos contenidos, a partir del sistema de ralaciones entre el Hombre, la Sociedad y la Naturaleza.

Las relaciones entre estos elementos es a tal punto interdependiente que, como señala Gallopin, «el conjunto de las relaciones humanas inciden sobre el sistema ecológico natural, y el conjunto de los efectos ecológicos generados en la naturaleza inciden sobre el sistema social».  Por ello, los perfiles de esta cuestión en donde los temas a analizar no son neutros exigen definiciones precisas.

Consideramos al derecho al medio ambiente sano como un derecho humano fundamental. Ya en la Declaración de Estocolmo de 1972 de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Ambiente Humano se señalaba que «el hombre tiene el derecho fundamental a la libertad y a la igualdad, dentro de condiciones de vida satisfactorias, en un ambiente cuya calidad le permita vivir en dignidad y bienestar. Asimismo, tiene el deber fundamental de proteger y de mejorar el ambiente para las generaciones presentes y futuras.

Esta concepción de derecho-deber fue receptada en la primera parte del artículo 41, a partir de los calificativos «sano, equilibrado» y del compromiso intergeneracional de su preservación.

La noción de «desarrollo sustentable» acuñada principalmente a partir de los Informes del Club de Roma e incorporada a los términos del derecho internacional en la Declaración de Río de Janeiro de 1992 de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo está contenida en la frase: «... y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras;...».

Sin embargo, la novedad más importante del nuevo texto la trae el párrafo «apto para el desarrollo humano»: la Constitución Argentina es la primera en el mundo que recoge este novísimo concepto, en consonancia con la moderna y progresista visión de los informes del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo-PNUD.

Otra novedad importante es la inclusión del daño ambiental dentro del texto constitucional. Si bien compartimos plenamente la responabilidad que el nuevo derecho de daños de atribuye a esta categoría, no vemos con claridad los alcances de la obligación de «recomponer» a la que alude la norma, por lo cual habrá que estar muy atentos a la evolución legislativa y jurisprudencial en este punto.

* fuente: "El medio ambiente y los derechos colectivos en la reforma constitucional", del Dr. López Alfonsin. Argentina. Estudio.