Volver al Indice de Monografias

SOCIEDAD ANONIMA

RESPONSABILIDAD DE LOS DIRECTORES

La actuación de las personas jurídicas, no es otra cosa que la actuación de sus órganos constituídos por personas. Estas son las únicas que pueden lograr resultasdos con efectos jurídicos imputables a las primeras (C.N. Com. Sala C - 17 / 2 / 83 - E.D. 105-200). Las Sociedades, como personas jurídicas, solo pueden actuar mediante sus representantes legales a quienes, en caso de que sea necesario, se imputaran los actos sancionables salvo que no sean pasibles de "culpa in vigilando" (C.N. Com. Sala C - 26 -1983- E.D. 106-533). Es decir que, siempre pesa sobre estos representantes una presunción de imputabilidad.

Según el art. 255 de la Ley 19.550 la asamblea de accionistas de las Sociedades Anónimas, o en su defecto el consejo de vigilancia, debe designar un directorio compuesto por uno o más directores, según lo indique el estatuto, para administrar la sociedad. El funcionamiento de dicho directorio tambien estará regulado por el Estatuto, que además, podrá establecer su remuneración (arts. 166 y 261 Ley 19.550).

El ocupante del cargo de Director se elige por la confianza que merece a los accionistas lo cual impone una cierta diligencia. (C.N. Com. Sala B - 15 / 3 / 82 - E.D. 99-443)

No podrán ser Directores, por un tiempo determinado o en forma permanente, aquellas personas que no puedan ejercer el comercio, los fallidos por quiebras fraudulentas o causales, los concursados, los directores rehabilitados, los condenados con accesoria de inhabilitación para ejercer cargos públicos y los condenados por robo, hurto, estafa, defraudación, cohecho, etc (art. 264).

El cargo de Director es personal e indelegable (art. 266). Es reeligible de acuerdo a las condiciones estatutarias y es revocable por la asamblea de accionistas. Quien, o al menos uno de quienes lo ocupen deberá constituir un domicilio en el país que servirá a los efectos legales (art. 256).

El Director o los Directores de una Sociedad Anónima, responden frente a la misma, los accionistas y terceros en forma ilimitada y solidaria por su mal desempeño, la violación de la ley, el estatuto o cualquier daño producido dolosamente bajo su supervisión.

Tratándose de una Sociedad de gran volúmen, debe tenerse en cuenta que, aunque los Directores son resposables frente a los accionistas de supervisar toda la gestión empresarial, hay cosas que escapan a su control (C.N. Com. Sala B - 15 / 3 / 82 - E.D. 99-443). Por lo tanto, debe eximirse de responsabilidad a los Directores que no tuvieron la gestión inmediata y directa de la actuación en cuestión, cuando no hayan podido corregirlas (C.N. Com. Sala B - 15 / 3 / 82 - E.D 99-444).

La conducta del Director será negligente, en una suerte de "culpa in vigilando", siempre que, cuando el directorio haya incurrido en causales de conducta fraudulenta, su actuación haya sido meramenre formal. (C.N. Com. Sala E - 28 / 8 / 85 - E.D. 121-164)

La imputación de responsabilidad se hará en forma personal (art. 274). Solo pueden eximirse de responsabilidad dejando una constancia escrita de su desacuerdo o poniendo al tanto de la situación al Síndico Societario, en el supuesto de que la sociedad funcione manteniendo dicho órgano, con anterioridad a que se promuevan acciones en su contra. (art. 272 y 274)

Según una parte de la jurisprudencia, el Director que contrata con la Sociedad no vulnera el orden público ni compromete ningún interés societerio que excedada a los meramente patrimoniales (C.N.Com., Sala A - 28 / 8 / 84 - E.D 112-152). Los contratos de los Directores con la Sociedad, que no sean de la actividad en que esta opere, necesitarán aprobación de la Asamblea bajo pena de nulidad. En ese caso, los Directores o la Sindicatura, si existiere, serán responsables en forma solidaria por los daños y perjuicios que se causaren a la Sociedad. (art. 271 Ley 19.550 y art.1 Ley 22.903)

Las consecuencias de los actos reprochables que los Directores hubieran cometido se extienden a todos los órganos de la sociedad y la posibilidad de imponerles multas, también puede recaer sobre la entidad.(C.N. Com. Sala c - 3 / 2 / 84 - E.D. 108-417 y C.N. Fed. Sala ll, Cont. Adm. - 18 / 11/ 76)

Hasta la sanción de la Ley 24.522, en el caso de quiebra, la conducta de los directores y de la fallida eran calificadas desde el momento de la cesación de pagos y la segunda incidía directamente en la calificación de los primeros mediando una presunción de imputabilidad (C.N. Com.. Sala D - 25 / 10 / 83 - E.D. 114-673). La sanción de la nueva Ley impone la responsabilidad personal y patrimonial de los Directores que se ejerze mediante la denominada "Acción de Responsibilidad" por actos cometidos con culpa y/o dolo.

Los Directores de una Sociedad Anónima, en el caso de concurso o quiebra, se encuentran inhabilitados para salir del pais, salvo autorización judicial. (C.N. Com. Sala C - 28 / 5 / 84 - E.D. 110-175)

Esta regulación de conducta responde a la importancia y poder que los directores tienen en la empresa moderna y por eso, su responsabilidad solo queda extinguida cuando la gestión es aprobada, hay una renuncia expresa o transacción resuelta por la asamblea. (art. 275)

El director saliente, solo podrá eximirse de su responsabilidad una vez que su separación de la sociedad sea inscripta en el Registro Público de Comercio. (Inspección General de Justicia, en Capital Federal) (C.N. Com. Sala C - 3 / 2 / 84 - E.D.108-417)

En protección a los terceros, la omisión de inscribir el cese del administrador, tiene como consecuencia que todos los actos firmados por él obligan a la sociedad. Es decir, que su separación es inoponible a terceros ya que el órgano carece de una individualidad jurídica propia que lo diferencie de la persona física que lo ocupe y por lo tanto, sus actos son vinculantes. (Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial Sala C - 11 / 8 / 88 - Caffaro c/ Cavi Cía Argentina de Viajes Internacionales S.A.)

Sin embargo, existe jurisprudencia que considera que, en base a los arts. 234, inc 5, 259, 275, 276 de la Ley 19.550, la responsabilidad de los directores es competencia de la Asamblea Ordinaria de Accionistas y por lo tanto, aún puede iniciarse acciones en su contra despues de aprobada su renuncia. (C.S. 25 / 9 / 90 - Burmar S.A. c/ Marincovich)

En el caso de que exista una violación a la ley, es la asamblea quien debe iniciar, en el plazo de tres meses, una acción social de responsabilidad para remover al director afectado y reemplazarlo. Esta acción también puede ser iniciada por los accionistas que hubieren expresado su oposición a la extinción de la responsabilidad del director en cuestión. (art. 276)

Si la acción no es iniciada dentro del plazo mencionado, podrá ser promovida por cualquier accionista. (art. 277)

La renuncia de los Directores, que no afecte al funcionamiento de la Sociedad, deberá ser aceptada en la primera reunión despues de presentada. Para proteger el funcionamiento de la Sociedad, el Director permanecerá en funciones hasta que la Asamblea expida su decisión bajo apercibimiento de iniciar una acción de daños y perjuicios en su contra. (art. 259 Ley 19.550 y art. 1 Ley 22.903).

Obviamente, los directores no podrán votar en aquellas decisiones vinculadas a la aprobación de su gestión, su responsabilidad o remoción. (art. 241 Ley 19.550)

Los nuevos Directores no podrán excusarse de responsabilidad demostrando que cuando asumieron advirtieron un desorden en la contabilidad. (Comisión Nacional de Valores)

El mandato otorgado por el representante legal de la Sociedad subsiste, sin necesidad de convalidación, a pesar de la renovación de las personas físicas que tiene dicho cargo, ya que el otorgante era el órgano y no la persona física que lo componía. (Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, Sala C - 20 / 10 / 87 - Redwood S.A. c/ Provitina s/ Sumario).

En el caso de una fusión por absorsión, el mandatario de una Sociedad deberá legitimar su mandato para poder seguir actuando en juicio ya que, en consecuencia de la absorción, su mandante "desaparece" como persona y por lo tanto también desaparece el fundamento del mandato que consistía en la confianza personal. (Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, Sala D - 30 / 10 / 87 - Pincen Compania Financiera S.A. c/ Legna Julio).

 

Suministrado por Tamara Weiss