Volver al Indice de Monografias

CONCEPTO DE AVAL

El D.L. 5965/63, si bien no define el aval, expresa que: "...el pago de una letra de cambio puede garantizarse total o parcialmente por un aval...". (art. 32. primera parte).

Alegría, lo define diciendo:

el aval es un "acto unilateral no recepticio de garantía, otorgado en el título o fuera de él, en conexión con una obligación cartular formalmente válida, que constituye al otorgante en responsable cambiario del pago" (Hector Alegría, "El aval. Tratamiento completo de su problemática jurídica").

En base a esta definición hacemos el siguiente comentario:

"Acto unilateral no recepticio...": porque el aval se origina y se obliga, por el sólo hecho de que el avalista manifieste su voluntad mediante la firma en el documento, no requiriendo ser aceptado por el acreedor para producir sus efectos. El carácter unilateral del aval, permite diferenciarlo de la fianza.

"de garantía..": porque la función principal del aval es garantizar el cumplimiento de la obligación cambiaria, es decir, el pago de la letra. El aval es una garantía cambiaria de carácter personal.

El hecho de que el aval tenga como finalidad o función específica garantizar la obligación cambiaria, permite diferenciarla de otros institutos que, si bien también garatizan, tienen otra función principal. Así, la libranza tiene como función principal la creación del título; el endoso, su circulación; y la aceptación, su satisfacción (conf. Alegría, ob. cit. , p.14).

La obligación cambiaria del avalista es abstracta (porque está desvinculada de la 'causa' por la cual se extiende el aval) e independiente de la obligación que garantiza (por ello, la obligación del avalista subsiste aún cuando la obligación que ha garantizado sea nula por cualquier causa que no sea un vicio en la forma, conf. art. 34).

"otorgado por escrito, en el título o fuera de él...": porque el aval debe otorgarse 'por escrito', pudiendo constar en la misma letra (o en su prolongación) o en documento separado (ver punto 'forma del aval').

"en conexión con una obligación cartular formalmente válida...": el aval requiere que la obligación cambiaria garantizada sea formalmente válida.

En efecto, si bien la obligación del avalista subsite, y es válida aún cuando la obligación que garantiza sea nula por cualquier causa, ello no ocurre cuando la obligación garantizada tenga un vicio en la forma (conf. art. 34).

Destaca Alegría, que la vinculación entre aval y obligación garantizada, "sólo exige la existencia formalmente válida de la obligación garantizada, según el título, sin requerirse la validez sustancial" (Alegría, "el aval", pág. 17).

"que constituye al otorgante en responsable cambiario del pago": el avalista queda obligado enlos mismos términos que la persona por la cual otorga el aval (conf. art. 34). De esto surge que la obligación del avalista puede ser la de obligado principal y directo o bien la de obligado de regreso, pues todo depende de que haya avalado al aceptante o a los otros obligados (librador, endosantes).

 

 

 

Diferenciación con la ‘fianza’.- Dado que tanto el aval como la fianza constituyen obligaciones de garantía, durante mucho tiempo -por influencia de la doctrina francesa- se consideró que el aval era una especie de fianza. Esta confusión originó en la doctrina y en los tribunales grandes controversias y equívocos, provocando soluciones inexactas.

Se pueden señalar las siguientes diferencias entre el aval y la fianza:

 

a) El aval sólo puede garantizar obligaciones cambiarias (art. 32) y es siempre comercial (art. 8 Cód. Comercio). La fianza, puede garantizar cualquier tipo de onligación (art. 1993 Cód. Civil), y como sigue la naturaleza de la obligación garantizada, puede ser civil o comercial (conf. 478 Cód. de Comercio).

b) El aval debe constar por escrityo (art. 33). La fianza, puede constituirse de cualquier forma, incluso verbalmente (art. 2006, 4º parte Cód. Civil).

c) En el aval, aún cuando la obligación avalada sea nula, la obligación del avalista subsiste, salvo que se trate de un vicio de forma (conf. art. 34). En la fianza, la nulidad de la obligación principal acarrea la nulidad de la fianza (conf. art. 1994 Cód. Civil).

d) El avalista, no puede oponer al acreedor las excepciones personales del avalado, en razón del carácter autónomo e independiente de la obligación contraída por el avalista (arts. 7, 18, etc). El fiador, puede oponer al acreedor todas las defensas y excepciones del deudor afianzado (conf. art. 2004 Cód. Civil).

e) En el aval, la responsabilidad del avalista se puede hacer efectiva sin necesidad de excusión ni de interpelación previa al avalado (art. 50). En la fianza civil, se requiere la excusión previa de los bienes del deudor afianzado y de los cofiadores (conf. arts. 2012/16/17/19 del Cód. Civil). En la fianza comercial, no se requiere excusión, pero se requiere interpelación judicial previa al deudor principal (art. 480 Cód. de Comercio).

f) En el aval, el avalista no tiene derecho de división (conf. art.51). En la fianza civil, no solidaria, el fiador tiene derecho de división (art. 2024 del Cód. Civil).

g) En el aval, la ley presume su existencia, si la firma está en el frente de la letra y no perteneca al librador ni al aceptante (art. 33). La fianza, por el contrario, no se presume (arts. 2006, 2007 y 2008 C.Civil).

h) El aval no puede estar sujeto a condición. La fianza puede estar sujeta a condición, ya que no existe prohibición y se aplica el art. 528 del

C.Civil.