Volver al Indice de Monografias

LA ILUSTRACIÓN Y SU INFLUENCIA SOBRE LA EVOLUCIÓN DE LAS IDEAS PENALES

Durante el siglo XVII regía el absolutismo monárquico, dándose en consecuencia, una organización política que se caracterizaba por el despotismo y la arbitrariedad. La organización del sistema penal era reflejo de esa situación política, a grado tal que, a criterio de Mezger, presentaba el cuadro «más repugnante que conoce la historia de la humanidad». Los caracteres del sistema penal de esa época, eran los siguientes: 1) Las penas se caracterizaban por su enorme crueldad: torturas, mutilaciones y pena de muerte agravada por crueles suplicios. 2) La prueba más utilizada era la confesión, la cual generalmente se obtenía mediante la tortura. 3) Existía gran desproporción entre el delito y la pena que le correspondía. 4) Se permitía la aplicación analógica de la ley penal. 5) El procesado carecía de una debida defensa en juicio. 6) Las cárceles carecían de higiene. La arbitrariedad en el orden político desencadenó la reacción y surgieron nuevas ideas que, basadas en el derecho natural y la razón, combatieron la arbitrariedad y el despotismo. Estas nuevas ideas se concretaron en el movimiento filosófico de la ‘Ilustración’, en el cual, sobresalieron Montesquieu, Rousseau, Voltaire, Diderot, etc., cuyas obras influyeron directamente sobre César Beccaria, el cual, mediante su libro ‘De los delitos y de las penas’, propugnaría un profundo cambio en el sistema penal.

Beccaria

César Beccaria, en su obra «De los delitos y de las penas» escrita en Milán, entre 1763 y 1764, cuando el autor contaba sólo veintiséis años de edad , realiza una crítica del sistema penal vigente en su época y propone un nuevo sistema penal, fundado en los siguientes principios: 1) Racionalidad. Sostiene que las leyes penales deben elaborarse en base a presupuestos racionales. 2) Legalidad. Las leyes penales deben ser claras y precisas, de modo tal que no den lugar a varias interpretaciones, ni al arbitrio judicial. 3) Publicidad. Las leyes penales sólo deben ser creadas y aplicadas por el Estado. 4) Igualdad. Las penas deben ser iguales para todos: nobles, burgueses y plebeyos. 5) Proporcionalidad. Sostiene que la pena debe ser proporcional al delito cometido, pues di a dos delitos de distinta gravedad se le aplica la misma pena, el delincuente posiblemente realizará el más grave, porque es probable que le dé más beneficio. 6) Menor severidad. Si se establecen penas muy severas, el delincuente hará todo lo posible por evitarlas, cometiendo para ello, si fuera necesario, nuevos delitos. 7) Pena de muerte. critica la pena de muerte, considerándola innecesaria e injusta, ya que, si luego de demuestra que el condenado no era culpable, no habrá lugar a la reparación. 8) Aplicación de la pena. Cometido el delito, la pena se debe aplicar rápidamente, sin dejar pasar mucho tiempo, para evitar sufrimientos innecesarios al condenado.

Howard

En 1777, un inglés, John Howard, escribe una obra titulada «El estado de las prisiones» («The state of prisions»), en la cual se describe el horroroso estado de las prisiones europeas, que Howard había visitado a través de sus viajes. En su obra, Howard, propugna una reforma al sistema penitenciario, sosteniendo que, en los establecimientos carcelarios, se deberán dar las siguientes condiciones: 1) Cárceles higiénicas, para evitar enfermedades y epidemias. 2) Separar a los condenados por delitos mayores, de los condenados por delitos menores. 3) Incentivar el trabajo de los condenados de las cárceles. 4) Adopción del sistema celular, o sea: la aislación del condenado en una celda, de manera que se evite la promiscuidad y la corrupción moral de los presos. Después de haber visitado las cárceles de casi todos los países europeos, Howard muere de peste, en Rusia, mientras visitaba sus cárceles.

La codificación penal

Las ideas de Becarria y de sus continuadores, como así también las ideas de Howard, influyeron en los primeros códigos de la época. En Francia, en la época de la Revolución Francesa, se dictan dos Códigos: uno, en 1791; el otro en 1795. Posteriormente, en 1810, se sanciona el Código Napoleónico, el cual marcó el camino a toda la legislación europea. Este Código, aún mantiene su vigencia. En Alemania, se siente la influencia del Código Napoleónico, a través del Código de Baviera, elaborado por Anselmo Von Feuerbach, que fue fuente del Proyecto de Carlos Tejedor. En Italia, el movimiento codificador da como fruto el Código Sardo, de 1859.