Volver al Indice de Monografias

PROTECCION DEL TRABAJO

Constitución Nacional. Art. 14 bis: "El trabajo en sus diversas formas gozará de la protección de las leyes, que asegurarán al trabajador: condiciones dignas y equitativas de labor; jornada limitada; descanso y vacaciones pagados; retribución justa; salario mínimo vital móvil; igual remuneración por igual tarea; participación en las ganancias de las empresas, con control de la producción y colaboración en la dirección; protección contra el despido arbitrario; estabilidad del empleado público; organización sindical libre y democrática, reconocida por la simple inscripción en un registro especial.

"Queda garantizado a los gremios: concertar convenios colectivos de trabajo; recurrir a la conciliación y al arbitraje; el derecho de huelga. Los representantes gremiales gozarán de las garantías necesarias para el cumplimiento de su gestión sindical y las relacionadas con la estabilidad de su empleo."

"El Estado otorgará los beneficios de la seguridad social, que tendrá carácter de integral e irrenunciable. En especial, la ley establecerá el seguro social obligatorio, que estará a cargo de entidades nacionales o provinciales con autonomía financiera y económica, administradas por los interesados con participación del Estado, sin que pueda existir superposición de aportes; jubilaciones y pensiones móviles; la protección integral de la familia; la defensa del bien de familia; la compensación económica familiar y el acceso a una vivienda digna.".

 

El artículo 14 bis puede dividirse en tres partes: en la primera incluimos a las condiciones de trabajo (en orden a la prestación del servicio, remuneración, duración, control de la producción y colaboración en la dirección de la empresa) y a la asociación sindical; en la segunda a los derechos gremiales y en la tercera a la seguridad social.

 "El trabajo en sus diversas formas gozará de la protección de las leyes, que asegurarán al trabajador: condiciones dignas y equitativas de labor; jornada limitada; descanso y vacaciones pagados..."

El primer segmento del art. 14 bis, permite sostener que el trabajo debe ser obligadamente protegido por las leyes. Esta obligación originaria del Congreso, que se extiende además a todos los otros órganos nacionales, implica el deber de "asegurar" el cumplimiento de todas las cláusulas del artículo que encabeza.

Las leyes asegurarán al trabajador condiciones dignas y equitativas de labor, jornada limitada, descanso y vacaciones pagados.

Este postulado procura que las leyes impongan condiciones y modalidades justas de trabajo, que no obren en perjuicio de la dignidad del dependiente ante la prestación laboral. Implícitamente se refiere también a la higiene y seguridad de trabajo, a la comodidad y decoro del lugar en que se realice la actividad, y a la coherencia proporcional entre esfuerzo y reposo.

También la limitación de la jornada, y el descanso y vacaciones pagados, hacen a las condiciones dignas y equitativas de labor. "Dignas": se refiere a condiciones de labor compatibles con la dignidad del hombre. "Equitativas": a justas según cada caso y cada trabajador.

La comisión redactora en 1957, propugnó la limitación de la jornada de trabajo teniendo en mira el establecimiento de una jornada máxima legal de 8 horas diarias. Sin perjuicio de esto, el artículo no llega a fijar un tope máximo diario de duración de las prestaciones, dando lugar así a la posibilidad de que la reglamentación, o bien los convenios colectivos, puedan ampliar o reducir la duración de la jornada, según las distintas actividades.

Al asegurar constitucionalmente el derecho al descanso, se hizo referencia al obligado reposo semanal, mientras que las vacaciones procurarían un descanso más prolongado, proporcional al desempeño anual. Ambos deben ser remunerados: las vacaciones y descansos prolongados deben ser pagados en forma previa al goce de los mismos, mientras que respecto del descanso semanal la remuneración anticipada no correspondería.